aretha

Aretha Franklin

Taylor Swift

En una de esas veces en que, a lo largo del día, te das una vuelta por Facebook para ver qué ocurre más allá de tus cuatro paredes, Richard García, periodista y ahora además estudiante de magisterio, nos planteaba a sus amigos de esta red social una pregunta. Colgó dos fotos, una de Aretha Franklin y otra de Taylor Swift con el correspondiente enlace a una de las canciones más conocidas de cada una de estas artistas, “A Natural Woman” en el caso de la primera y “Out of the woods” por lo que se refiere a la segunda. Richard nos pedía que fuéramos sinceros y que dijéramos con cuál de las dos cantantes nos quedábamos, una información que, según apuntó, iba a usar para un trabajo.

Arrasó la opción Aretha Franklin. La mayoría opinaba que a Taylor Swift le quedaba todavía un largo recorrido para poder compararse con uno de los mayores exponentes femeninos del soul, aunque prácticamente todos valoraban las dotes artísticas de la más joven.

Días después, Richard publicaba en su muro otra foto, esta vez de un gran papel pegado en la pizarra de un aula del colegio público Sant Marc de Beniarjó (Valencia) en el que la profesora de la clase, Adela Miñana, había planteado a sus alumnos de 4º de primaria un trabajo a partir de una rutina de pensamiento del filósofo Robert Swartz denominada “Compara y contrasta”.

El trabajo consistía en que los chavales, como hicimos los adultos en Facebook, opinaran sobre ambas cantantes. Evidentemente, en este caso arrasó Taylor Swift, y por lo que nos contaba Richard en su muro, los niños no pararon de cantar y bailar en sus sillas mientras veían en clase el clip de la joven compositora y cantante estadounidense, que con tan solo 27 años, se ha convertido en una de las artistas con mayores ventas discográficas del mundo.

Sin embargo, gracias al sencillo planteamiento de su profesora Adela, basado en el pensamiento crítico y creativo, junto a los conocimientos musicales de Richard, ese día, los alumnos aprendieron a no rechazar a Aretha Franklin “porque tenga 74 años y los brazos le cuelguen”, como decía Richard, y nosotros, sus amigos de Facebook, a no menospreciar a Taylor Swift sólo porque no nos parece un mito. Ambas, con mucho esfuerzo, han alcanzado el éxito. 

Y no sólo eso. Según relató Richard en su Facebook, los niños de esta clase recurrieron a las matemáticas para calcular edades y momentos históricos, aprendieron que la música también sirve para reivindicar “respeto” de los demás, que el pop ya no es solo música sino también imagen (y así lo atestigua Richard viendo las caras de los chavales mientras contemplaban el espectáculo de Madonna durante la Superbowl de 2012 o el cortometraje que dirigió John Landis del “Thriller” de Michael Jackson). Incluso tuvieron que buscar en un diccionario de inglés la palabra “soul” y porqué se denominaba así.

De esta manera, implicando a sus alumnos y haciéndoles pensar y no sólo memorizar, plantea sus clases Adela Miñana, una profesora que vive 24 horas pegada a su profesión, buscando continuamente nuevos métodos de enseñanza que motiven a los estudiantes y les permitan aprender desde el pensamiento con destreza, con ejemplos sencillos y prácticos, como sugiere Robert Swartz, uno de los personajes más influyentes en el mundo de la educación. Sólo así, según el Director del National Center for Teaching Thinking, “los alumnos aprenden de una manera más motivadora y activa a través del pensamiento, más que sólo para pasar exámenes de una manera pasiva y memorística, como sucede hoy en muchas aulas, centradas en el papel del profesor”.

No sólo resulta más motivador aprender a través del pensamiento sino que, a largo plazo, según apunta este filósofo, los niños acaban pensando con destreza a la hora de tomar decisiones o resolver problemas. ¿Quién no desea que su hijo sea hábil no sólo en matemáticas o en lengua sino también ante cualquier reto que le plantee la vida?

P.D. Mi admiración a todos los maestros y profesores que, como Adela, viven su oficio con pasión. Este corto, “Naturales”, es un sencillo y bonito homenaje a todos ellos.

Share:


Sobre mí

Marina Vallés Pérez (25/05/1976). Natural de Teulada (Alicante). Licenciada en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente ocupo el puesto de subdirectora de Radio Gandia, emisora adscrita a la Cadena Ser.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Premium WordPress Themes