Y ahora, ¿qué? Es lo que muchos me han preguntado en los últimos días. Yo, como respuesta, encojo los hombros, porque aún mastico, a ratos con un punto de amargura, a ratos con deleite, este último año de mi vida en el que ha visto la luz mi primer libro, Dones en cos i ànima.

Cuántas veces he leído o he escuchado, en boca de numerosos escritores, que el oficio de contar historias es el más solitario del mundo, el que exige una disciplina férrea y el que te pone, cara a cara, contigo mismo, con tu potencial y también con tus limitaciones. Lo he sentido en mi piel. Así de exigente.

Tú y tu soledad jugáis a dar vida a un texto en blanco, que en mi caso ha consistido en contar las historias de siete mujeres valientes y luchadoras, nacidas o vinculadas a mi pueblo natal, Teulada-Moraira, que han accedido a compartir su vida, a través de mi escritura, con el mundo. No es poco. La responsabilidad de ser extremadamente rigurosa con cada dato, con cada nombre, con cada lugar, me ha hecho removerme en mi silla muchísimas veces a lo largo de este año en el que el ejercicio de escribir ha resultado contradictorio.

Mientras escribes, te pegas a la piel de aquel a quien recreas, te imaginas sus circunstancias, adivinas sus pensamientos y hasta te ríes y te emocionas con ese personaje.

Por un lado, la mejor terapia para desconectar del mundo y dar forma al mío particular, formado por siete protagonistas principales, además de otros muchos secundarios, con los que llegas a tener una “doble vida”. Porque mientras escribes, te pegas a la piel de aquel a quien recreas, te imaginas sus circunstancias, analizas sus movimientos, adivinas sus pensamientos y hasta te ríes y te emocionas con ese personaje. Vives a la par que lo hace él.

Por otro lado, la disciplina de escribir, como la que implica cualquier otra actividad a la que uno se dedica por vocación y no como profesión, choca con los quehaceres diarios, el trabajo y las miles de tareas que todos tenemos pendientes ¿Cuándo sentarse a escribir? Así que este primer libro ha sacado, sin duda, lo mejor y lo peor de mí.

Ahora miro atrás y ese año ha pasado como una exhalación. Sin embargo, me ha dado tiempo a conocer y admirar a cada una de estas mujeres inigualables; a conversar con ellas, a apuntar datos,  a contemplar sus gestos, a anotar al margen sus expresiones, todo antes de las entrevistas definitivas, que han sido grabadas por Manu Velázquez, de Manuak Media y que se pueden visualizar desde el propio libro a través de un código QR.

Todas, absolutamente todas, apuntaban al inicio de nuestro encuentro que sus vidas no tenían nada de especial. Sin embargo, a medida que iban tomando confianza conmigo, sus pensamientos, sus deseos, sus anhelos, iban deslizándose en la conversación y acababan admitiendo que no sabían cómo habían sido capaces de esforzarse tanto, de romper tantos moldes, de conseguir sus objetivos pese a las enormes dificultades de la época en la que les ha tocado vivir a cada una. Las historias de Mercedes, María, Juanita, Leonor, Paquita, Teresa y Cristina están recogidas en Dones en cos i ànima. El libro ha sido prologado por mi querida maestra Encarna Aliaga, ilustrado con absoluta belleza por Paula M. Rufat, editado por el Ayuntamiento de Teulada-Moraira y ya tiene su lugar en las estanterías de la Llibrería Moll de Teulada y en Ambra Llibres en Gandia.

Yo me quedo con el aprendizaje derivado de los momentos difíciles de esta travesía, que no han sido pocos, y sobre todo, con la emoción que me han transmitido tanto las propias mujeres sobre las que he escrito como sus familiares. Siento una enorme gratitud también hacia mi gente, mis amigos, mis conocidos, y en particular hacia personas que nunca había visto y que compraron su libro y guardaron su turno para que les firmara el ejemplar que tenían entre manos. El mejor tesoro de alguien que escribe es que su historia llegue al alma del que aguarda al otro lado. Eso es lo que espero y deseo. Y ahora…¿qué? Me preguntan. Ahora me voy a permitir seguir aprendiendo, voy a buscar momentos en medio de la vorágine diaria para el reencuentro conmigo misma a través de la escritura, voy a seguir leyendo mucho y sobre todo, voy a permitir que la vida ponga en mi camino una nueva historia.

Share:


Sobre mí

Marina Vallés Pérez (25/05/1976). Natural de Teulada (Alicante). Licenciada en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona. Actualmente ocupo el puesto de subdirectora de Radio Gandia, emisora adscrita a la Cadena Ser.



  • Vicent R. Estruch Estruch dice:

    Magnífica reflexió, com totes les que escriu, de Marina Vallés. Molta sort amb el llibre que acabes de parir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Premium WordPress Themes